Qué Significa El Desarrollo Sustentable - CLT Livre

Qué Significa El Desarrollo Sustentable

Qué Significa El Desarrollo Sustentable

¿Qué significa es desarrollo sustentable?

La sostenibilidad es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.

¿Qué es el desarrollo sustentable y un ejemplo?

Sostenibilidad ambiental – La sostenibilidad ambiental es la que se centra en la preservación de la biodiversidad sin renunciar al progreso económico y social, Las bases de la sostenibilidad ambiental son: cuidar el agua, ahorrar energía, reducir residuos, utilizar envases reciclables, limitar o eliminar el uso de plásticos, utilizar transporte sostenible, reutilizar el papel y cuidar la flora y la fauna.

  • Un gran ejemplo de sostenibilidad ambiental es la ciudad sueca de Estocolmo, que destaca por invertir en infraestructuras sostenibles, tener bajas emisiones y poseer una muy buena calidad del aire con una tasa de contaminación por debajo de la media.
  • De esta forma, ha logrado un equilibrio entre el desarrollo económico y la protección del medioambiente.

Otro ejemplo es el Grupo Bimbo, que tiene como objetivo reducir su impacto medioambiental mediante la agricultura regenerativa con cero emisiones de carbono, el uso de energías renovables o la reducción de residuos.

¿Qué es sustentable resumen corto?

¿Y qué es la sostenibilidad? – Puede parecer que los términos sostenibilidad y sustentabilidad sean sinónimos, pero no es del todo cierto. La definición exacta que proporciona el Diccionario de la lengua española para sostenibilidad es “aquello que, especialmente en ecología y economía, se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grave daño al medio ambiente”.

¿Cuáles son los 3 tipos de sustentabilidad?

¿Cuántos tipos de sostenibilidad hay? – La sostenibilidad ambiental, quizá la más conocida, no tiene por qué estar ligada a la laboral, a la económica o a la urbana. Aunque sin duda tiene muchos puntos en común y se ha demostrado que son valores alineables.

¿Cuál es el principal objetivo del desarrollo sustentable?

17 objetivos para transformar nuestro mundo – Los Objetivos de desarrollo sostenible son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia.

¿Cómo explicar a los niños el desarrollo sustentable?

Si quieres explicar la sostenibilidad para niños y niñas puedes comenzar haciendo preguntas: ¿Cierras el grifo cuando te lavas los dientes? ¿Sabes en qué contenedor se tira el papel o el cartón? ¿Usas bolsas reutilizables cuando vas a la compra con tu familia?

¿Cómo lograr un desarrollo sustentable?

A menudo nos encontramos ante la duda de cómo podemos con nuestro comportamiento influir positivamente en el desarrollo sostenible, es preciso entender que los problemas que afectan la sostenibilidad no están restringidos a las grandes empresas, de una forma u otra todos contribuimos con nuestro granito de arena.

  • Las soluciones a los problemas que afectan el desarrollo sostenible no debe limitarse únicamente a las políticas, estrategias y estándares diseñados y establecidas en las empresas.
  • Aunque parezcan insignificantes, nuestras acciones individuales pueden contribuir considerablemente y de manera positiva en la sostenibilidad, es preciso nuestro compromiso y concientización para lograr un desarrollo verdaderamente sostenible.

A continuación les presento un conjunto de medidas que debemos contemplar para contribuir con esta importantísima causa. Reducir (no malgastar recursos)

Controlar el consumo de agua en la higiene, riego y piscinas. Incorporar dispositivos de ahorro del agua en grifos y cisternas. Ducha rápida; cerrar grifos mientras nos cepillamos los dientes, afeitamos o enjabonamos. Proceder al riego por goteo, regar a primeras y últimas horas del día. Reducir el consumo de energía en iluminació, usar bombillas de bajo consumo: fluorescentes compactas y LED (Light Emitting Diode). Apagar las luces innecesarias (vencer inercias) y aprovechar al máximo la luz natural. Utilizar sensores de movimiento para que se encienda la luz sólo cuando es necesario Reducir el consumo de energía en calefacción, refrigeración y cocinado. Aislar (aplicar las normas adecuadas de aislamiento de las viviendas) No programar temperaturas muy altas (abrigarse más) o excesivamente bajas (ventilar mejor, utilizar toldos, persianas); utilizar temporizador y situar los termostatos en lugares adecuados. Apagar los radiadores o acondicionadores innecesarios (vencer inercias) Cocinar de manera eficiente: aprovechar el calor residual, no calentar más agua que la necesaria y no precalentar en horno si no es necesario. Reducir el consumo de energía en transporte, usar transporte público, la bicicleta y/o desplazarse a pie. Organizar desplazamientos de varias personas en un mismo vehículo. Reducir la velocidad, conducir de manera eficiente. Evitar los ascensores siempre que sea posible. Cargar adecuadamente lavadoras, lavaplatos, etc. Apagar completamente la TV, el ordenador y otros electrodomésticos. Cuando no se utilizan; desconectar los cargadores de móviles y de otros aparatos electrónicos. Disminuir el consumo de pilas o utilizar las que sean recargables. Descongelar regularmente el frigorífico, comprobar que las puertas cierran bien, revisar calderas y calentadores. Reducir el consumo energético en alimentación, mejorándola al mismo tiempo. Consumir productos de temporada y de agricultura ecológica. Reducir el uso de papel, evitar imprimir documentos que pueden leerse en la pantalla. Escribir, fotocopiar e imprimir a doble cara y aprovechando el espacio (sin dejar márgenes excesivos) Evitar el correo comercial; borrarse de las bases de datos de las empresas de publicidad. Felicitar, comunicar y convocar reuniones electrónicamente. Utilizar papel reciclado. Reducir (¡mejor evitar!) el uso de plásticos, latas, objetos con pilas, materiales con sustancias tóxicas, etc. Disminuir el consumo de plásticos, y en particular de PVC, en juguetes, calzado, pequeños electrodomésticos, productos de limpieza y demás (si es inevitable), elegir reciclables (PET, HDPE, etc.), reutilizándolos al máximo. Evitar aparatos y juguetes eléctricos con pilas. Reducir el consumo de productos que contengan sustancias tóxicas, como insecticidas, disolventes, desinfectantes, quita manchas, abrillantadores, productos de limpieza agresivos (“limpiar sin cloro”), no comprar ropa que deba limpiarse en tintorerías o utilizar tintorerías ecológicas, etc. Rechazar el consumismo: practicar e impulsar un consumo responsable. Analizar críticamente los anuncios (ver www.consumehastamorir.com). No dejarse arrastrar por campañas comerciales: San Valentín, Reyes, entre otras. Programar las compras (ir a comprar con lista de necesidades)

Reutilizar todo lo que se pueda

Reutilizar el papel Imprimir, por ejemplo, sobre papel ya utilizado por una cara Reutilizar el agua: utilizar el agua del lavado de frutas y verduras y el de la cocción de huevos (enriquecida con calcio) para regar planta. En particular evitar bolsas y envoltorios de plástico, papel de aluminio y vasos de papel. Sustituirlos por reutilizables, reparándolos cuando sea necesario, mientras se pueda utilizar productos reciclados (papel, tóner) y reciclables. Rehabilitar las viviendas, hacerlas más sostenibles (mejor aislamiento, etc.) evitando nuevas construcciones)

Reciclar

Separar los residuos para su recogida selectiva (“compactándolos” para que ocupen menos) Llevar a “Puntos Limpios” lo que no puede ir a los depósitos ordinarios. Reciclar pilas, móviles, bombillas que contengan mercurio, ordenadores, aceite, productos tóxicos.

Utilizar tecnologías respetuosas con el medio y las personas

No comprar productos sin cerciorarse de su inocuidad: vigilar la composición de los alimentos, productos de limpieza, ropa y evitar los que no ofrezcan garantías Evitar esprays y aerosoles (utilizar pulverizadores manuales) Aplicar las normas de seguridad en el trabajo y en el hogar. Optar por las energías renovables en el hogar, automoción, etc. Utilizar aparatos que funcionen con energía solar: radios, cargadores de móviles, ordenadores Portátiles. Utilizar electrodomésticos eficientes, de bajo consumo y poca contaminación (A++)

Contribuir a la educación y acción ciudadana

Realizar tareas de divulgación e impulso: aprovechar prensa, Internet, video, ferias ecológicas y materiales escolares. Ayudar a tomar conciencia de los problemas insostenibles y estrechamente vinculados: consumismo, explosión demográfica, crecimiento económico depredador, degradación ambiental y desequilibrios. Informar de las acciones que podemos realizar e impulsar a su puesta en práctica, promoviendo campañas de uso de bombillas de bajo consumo, reforestación y asociacionismo. Ayudar a concebir las medidas para la sostenibilidad como una mejora que garantiza el futuro de todos y no como una limitación. Impulsar el reconocimiento social de las medidas positivas para un futuro sostenible. Estudiar y aplicar lo que se puede hacer por la sostenibilidad como profesional Investigar, innovar y enseñar. Contribuir a ambientalizar el lugar de trabajo, el barrio y ciudad donde habitamos.

Participar en acciones sociopolíticas para la sostenibilidad

Respetar y hacer respetar la legislación de protección del medio de defensa de la biodiversidad Evitar contribuir a la contaminación acústica, luminosa o visual. Manifestar a los comercios nuestra disconformidad con el uso de envoltorio excesivo, derroche de bolsas de plástico, no separado de basuras, etc. No fumar donde se perjudique a terceros y no arrojar nunca colillas al suelo No dejar residuos en el bosque, en la playa. Evitar residir en urbanizaciones que contribuyan a la destrucción de ecosistemas y/o a un mayor consumo energético. Tener cuidado con no dañar la flora y la fauna. Cumplir las normas de tráfico para la protección de las personas y del medio ambiente Denunciar las políticas de crecimiento continuado, incompatibles con la sostenibilidad Denunciar los delitos ecológicos: talas ilegales, incendios forestales, vertidos sin depurar, urbanismo depredador. Respetar y hacer respetar los Derechos Humanos, denunciar cualquier discriminación, étnica, social y de género. Colaborar activamente y/o económicamente con asociaciones que defienden la sostenibilidad. Apoyar programas de ayuda al Tercer Mundo, defensa del medio ambiente, ayuda a poblaciones en dificultad y promoción de Derechos Humanos. Reclamar la aplicación de impuestos solidario Promover el Comercio Justo. Rechazar productos fruto de prácticas depredadoras (maderas tropicales, pieles animales, pesca esquilmadora, turismo insostenible) o que se obtengan con mano de obra sin derechos laborables, trabajo infantil y apoyar las empresas con garantía. Reivindicar políticas informativas claras sobre todos los problemas. Defender el derecho a la investigación sin censuras ideológicas. Exigir la aplicación del principio de precaución Oponerse al unilateralismo, las guerras y las políticas depredadoras Exigir el respeto de la legalidad internacional Promover la democratización de las instituciones mundiales (FMI, OMC, BM) Respetar y defender la diversidad cultural Respetar y defender la diversidad de lenguas. Respetar y defender los saberes, costumbre y tradiciones (siempre que no conculquen derechos humanos). Dar el voto a los partidos con políticas más favorables a la sostenibilidad. Trabajar para que gobiernos y partidos políticos asuman la defensa de la sostenibilidad Reivindicar legislaciones locales, estatales i universales de protección del medio “Ciberactuar”: Apoyar desde el ordenador campañas solidarias y por la sostenibilidad.

Evaluar y compensar

Realizar auditorías del comportamiento personal Hacer un adecuado seguimiento de nuestras contribuciones a la sostenibilidad en la vivienda, transporte, acción profesional y ciudadana. Compensar las repercusiones negativas de nuestros actos cuando no podemos evitarlos (emisiones de CO2, uso de productos contaminantes) mediante acciones positivas (Ver www.ceroco2.org )

Conviene seleccionar inicialmente aquéllas medidas que se vean más realizables y consensuar planes y formas de seguimiento que se conviertan en impulso efectivo, favorezcan resultados positivos y estimulen una implicación creciente. NOTA: Estas medidas fueron tomadas del documento de trabajo realizado como una contribución a la Década de la Educación por un futuro sostenible (2005-2014) instituida por Naciones Unidas para hacer frente a la actual situación de emergencia planetaria (www.oei.es/decada).14 comentarios / 30 Abr 2012 por Cristina Perez Sin categoría / Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. plugin cookies ACEPTAR Aviso de cookies

¿Cuáles son las principales características del desarrollo sustentable?

Se puede llamar desarrollo sostenible, aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Instintivamente una actividad sostenible es aquélla que se puede conservar.

  • Por ejemplo, cortar árboles de un bosque asegurando la repoblación es una actividad sostenible.
  • Por contra, consumir petróleo no es sostenible con los conocimientos actuales, ya que no se conoce ningún sistema para crear petróleo a partir de la biomasa.
  • Hoy estar al corriente que una buena parte de las actividades humanas no son sostenibles a medio y largo plazo tal y como hoy está planteado.

Características de un desarrollo sostenible. Las características que debe reunir un desarrollo para que lo podamos considerar sostenible son: • Promueve la autosuficiencia regional • Reconoce la importancia de la naturaleza para el bienestar humano • Asegura que la actividad económica mejore la calidad de vida de todos, no sólo de unos pocos selectos. En los actuales años, la palabra “desarrollo sostenible” ha tomado una gran notabilidad en el lenguaje político, económico y social a nivel global. En palabras simples, el desarrollo sostenible se refiere a un prototipo de desarrollo que utilice los recursos disponibles en el presente, sin comprometer su existencia en el futuro.

El crecimiento demográfico mundial ha crecido exponencialmente y su ritmo parece no detenerse, especialmente en los países en vías de desarrollo. De igual manera, los estándares de consumo de estas poblaciones se incrementan, demandando cada vez un mayor número de bienes que en última solicitud provienen de los recursos naturales.

A esta presión sobre los recursos naturales, se suma el impacto que producen sobre el medio ambiente los procesos agrícolas e industriales. En muchos casos, las malas prácticas en los procesos generan un deterioro de recursos vitales como el agua, los bosques y la tierra, los cuales se renuevan a un ritmo más lento del que son explotados.

You might be interested:  Qué Significa El Nombre De Yael

Todo ello tiene un impacto en el ser humano y las medidas deben ser tomadas para afrontarlo de la mejor manera posible. Es aquí donde el concepto de desarrollo sostenible debe pasar de la teoría a la práctica. Sin embargo, por ser éste un inconveniente de magnitud global, no puede ser afrontado individualmente por los países, las políticas públicas que se implementen deben hallarse coordinadas multilateralmente, en este sentido, es significativo que se genere un liderazgo internacional de algún país o región.

La importancia del desarrollo sostenible radica en que este consiste en velar por el mejoramiento de la calidad de vida en toda actividad humana, utilizando para esto solamente lo necesario de los recursos naturales.1 comentario / 16 Abr 2013 por Antonio René Velazco González mtelcon / Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. plugin cookies ACEPTAR Aviso de cookies

¿Cuáles son los 4 ambitos del desarrollo sustentable?

Estos indicadores se refieren a los cuatro pilares del DS: económico, social, ambiental e institucional. Este conjunto de indicadores se ha traducido en una aplicación denominada panel de la sostenibilidad, presentada en la Cumbre Mundial de Johannesburgo de 2002 sobre el Desarrollo Sostenible.

¿Qué es sustentabilidad con sus propias palabras?

Qué es Sustentabilidad: – Como sustentabilidad definimos la cualidad de sustentable. Como tal, en áreas como la economía y la ecología, sustentable es algo que se puede sostener a lo largo del tiempo sin agotar sus recursos o perjudicar el medio ambiente,

¿Cuáles son los 3 Objetivos del desarrollo sustentable?

Erradicar la desigualdad. Crear ciudades y comunidades sostenibles. Propiciar la producción y el consumo responsable.

¿Dónde se puede aplicar el desarrollo sustentable?

Desarrollo Sustentable Introducción El concepto de desarrollo sostenible refleja una creciente conciencia acerca de la contradicción que puede darse entre desarrollo, primariamente entendido como crecimiento económico y mejoramiento del nivel material de vida, y las condiciones ecológicas y sociales para que ese desarrollo pueda perdurar en el tiempo. Esta conciencia de los costos humanos, naturales y medioambientales del desarrollo y el progreso ha venido a modificar la actitud de despreocupación o justificación que al respecto imperó durante mucho tiempo. La idea de un crecimiento económico sin límites y en pos del cual todo podía sacrificarse vino a ser reemplazada por una conciencia de esos límites y de la importancia de crear condiciones de largo plazo que hagan posible un bienestar para las actuales generaciones que no se haga al precio de una amenaza o deterioro de las condiciones de vida futuras de la humanidad. El desarrollo sostenible se aceptó exclusivamente en las cuestiones ambientales. En términos más generales, las políticas de desarrollo sostenible afectan a tres áreas: económica, ambiental y social. En apoyo a esto, varios textos de las Naciones Unidas, incluyendo el Documento Final de la cumbre mundial en el 2005, se refieren a los tres componentes del desarrollo sostenible, que son el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente, como “pilares interdependientes que se refuerzan mutuamente”. La puesta en práctica del desarrollo sostenible tiene como fundamento ciertos valores y principios éticos. La Carta de la Tierra presenta una articulación comprensiva e integral de los valores y principios relacionados a la sostenibilidad. Este documento, el cual es una declaración de la ética global para un mundo sostenible, fue desarrollado a partir de un proceso altamente participativo global, por un período de 10 años, iniciado en la Cumbre de Río 92, y el cual culminó en el año 2000. La legitimidad de la Carta de la Tierra proviene precisamente del proceso participativo el cual fue creado, ya que miles de personas y organizaciones de todo el mundo brindaron su aporte para encontrar esos valores y principios compartidos que pueden ayudar a las sociedades a ser más sostenibles. Actualmente existe una creciente red de individuos y organizaciones que utilizan este documento como instrumento educativo y de incidencia política. La Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural (Unesco, 2001) profundiza aún más en el concepto al afirmar que, la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos>> ; se convierte en una de las raíces del desarrollo entendido no sólo en términos de crecimiento económico, sino también como un medio para lograr un balance más satisfactorio intelectual, afectivo, moral y espiritual >>. En esta visión, la diversidad cultural es el cuarto ámbito de la política de desarrollo sostenible. En la misma línea conceptual se orienta la organización mundial de ciudades (Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, CGLU) con la Agenda 21 de la cultura. El desarrollo verde generalmente es diferenciado del desarrollo sostenible en que el desarrollo verde puede ser visto en el sentido de dar prioridad a lo que algunos pueden considerar sostenibilidad ambiental sobre la sostenibilidad económica y cultural, Sin embargo, el enfoque del desarrollo verde puede pretender objetivos a largo plazo inalcanzables. Por ejemplo, una planta de tratamiento de última tecnología con gastos de mantenimiento sumamente altos no puede ser sostenible en las regiones del mundo con menos recursos financieros. Una planta de última tecnología respetuosa con el medio ambiente con altos gastos de operación es menos sostenible que una planta rudimentaria, incluso si es más eficaz desde un punto de vista ambiental. Algunas investigaciones parten de esta definición para argumentar que el medio ambiente es una combinación de naturaleza y cultura. El objetivo del desarrollo sostenible es definir proyectos viables y reconciliar los aspectos económico, social, y ambiental de las actividades humanas; “tres pilares” que deben tenerse en cuenta por parte de las comunidades, tanto empresas como personas:

Sostenibilidad económica : se da cuando la actividad que se mueve hacia la sostenibilidad ambiental y social es financieramente posible y rentable.

Sostenibilidad social : basada en el mantenimiento de la cohesión social y de su habilidad para trabajar en la persecución de objetivos comunes. Supondría, tomando el ejemplo de una empresa, tener en cuenta las consecuencias sociales de la actividad de misma en todos los niveles: los trabajadores (condiciones de trabajo, nivel salarial, etc.), los proveedores, los clientes, las comunidades locales y la sociedad en general.

Sostenibilidad ambiental : compatibilidad entre la actividad considerada y la preservación de la biodiversidad y de los ecosistemas, evitando la degradación de las funciones fuente y sumidero. Incluye un análisis de los impactos derivados de la actividad considerada en términos de flujos, consumo de recursos difícil o lentamente renovables, así como en términos de generación de residuos y emisiones. Este último pilar es necesario para que los otros dos sean estables.

Sostenibilidad energética : Se ve reflejada en el suministro de energía satisfaciendo las necesidades de energía de fuentes de energías presentes y futuras, tales como la hidroelectricidad, la energía solar, energía eólica, energía de las olas, la energía geotérmica, y la energía de las mareas. Así también incluye tecnologías diseñadas para mejorar la eficiencia energética.

La justificación del desarrollo sostenible proviene tanto del hecho de tener unos recursos naturales limitados (nutrientes en el suelo, agua potable, minerales, etc.), susceptibles de agotarse, como del hecho de que una creciente actividad económica sin más criterio que el económico produce, tanto a escala local como planetaria, graves problemas medioambientales que pueden llegar a ser irreversibles.

  • Ningún recurso renovable deberá utilizarse a un ritmo superior al de su generación.
  • Ningún contaminante deberá producirse a un ritmo superior al que pueda ser reciclado, neutralizado o absorbido por el medio ambiente.
  • Ningún recurso no renovable deberá aprovecharse a mayor velocidad de la necesaria para sustituirlo por un recurso renovable utilizado de manera sostenible.
  • Según algunos autores, estas tres reglas están forzosamente supeditadas a la inexistencia de un crecimiento demográfico.
  • Existen diversas opiniones en contra de la factibilidad y proyecciones del concepto, tomando en cuenta que el ritmo de crecimiento de la población todavía está lejos ser controlado y/o que el crecimiento económico, en cuanto a naturaleza y magnitud, no está cambiando radicalmente para dejar de ser excluyente de amplios sectores de la población.
  • Entre países, los industrializados –consumidores predominantes de la energía mundial y responsables en consecuencia de una mayor participación en las emisiones del bióxido de carbono, causante principal del cambio climático global– no han asumido completamente el compromiso de reducir estas emisiones; en tanto que en muchos de los países en desarrollo el fenómeno de la desigualdad y la pobreza tiende a crecer, en un contexto de impactos severos como la degradación de suelos y la pérdida de ecosistemas, propiciando desplazamientos de población hacia las ciudades u otros países.
  • En 1997, a cinco años de la declaración de Río, el balance sobre los progresos alcanzados en la solución de los problemas globales –cambio climático, diversidad biológica, lucha contra la desertificación, control de desechos peligrosos, sustancias que agotan la capa de ozono, entre otros– era poco alentador, situación que motivó un nuevo llamado a los países y a la humanidad en general a redoblar las iniciativas y acciones a escalas mundial y regional para avanzar en la transición hacia una economía ambientalmente sostenible.

En forma paralela a esta preocupación, el debate en torno a la sustentabilidad se ha extendido y profundizado en múltiples direcciones. Así como ha habido voces críticas que acentúan deficiencias y sesgos de la noción de sustentabilidad, también ha surgido una serie de interpretaciones, marcos conceptuales y metodologías, orientadas tanto al diseño de herramientas de evaluación de las cuestiones clave del desarrollo sustentable como también a la formulación de políticas para la gestión adecuada de los recursos naturales y el medio ambiente.

  • El tema ha sido objeto de debates a través de un sinnúmero de reuniones mundiales y regionales y también mediante el trabajo y apoyo de países, instituciones y expertos.
  • De esta manera, la concepción original del desarrollo sustentable ha venido nutriéndose, a través de procesos de reflexión y participación social, con enfoques conceptuales y marcos de indicadores cada vez más acotados a temas de interés particular, ámbito geográfico y prioridades específicas En lo que respecta a los foros de discusión, está la Conferencia sobre los Principios de Medición de Desempeño del Desarrollo Sustentable (Bellagio, Italia, 1996), cuyos aportes son ahora conocidos como los Principios de Bellagio y constituyen un marco de lineamientos para la evaluación del proceso de desarrollo sostenible, incluyendo la selección y diseño de los indicadores, su interpretación y difusión de resultados.

También destacan las iniciativas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que desde 1998 viene realizando una serie de talleres con expertos para explorar nuevas metodologías e indicadores para medir el progreso hacia el desarrollo sustentable.

Durante el realizado en septiembre de 1999 se presentaron marcos conceptuales en materias específicas y sus correspondientes enlaces de información con el desarrollo sustentable: Sistema de Cuentas Nacionales, Sistema de Cuentas Económicas y Ecológicas integradas, Medición de la pobreza, Capital social, Ahorro efectivo, Flujo de materiales, Papel de la tecnología, entre otros.

Independientemente de la definición que se adopte del término y de sus implicaciones para cada ámbito o región, sea urbana o rural, la mayoría coincide en que el concepto de desarrollo sustentable debería tender hacia un esquema de desarrollo que considere al ser humano como centro o eje de toda estrategia, en la cual el mejoramiento de la calidad de vida se dé con eficiencia productiva y de manera armónica con la preservación de los recursos naturales.

Con el propósito de medir y evaluar el concepto, la Comisión de Desarrollo Sustentable de Naciones Unidas, con el apoyo de expertos y de representantes de países interesados, desarrolló un esquema metodológico –una “hoja metodológica” por cada indicador– que enfoca la sustentabilidad en cuatro dimensiones (con sus correspondientes temas e indicadores): social, económica, ambiental e institucional.

Al estructurar el análisis de la sustentabilidad en estos subsistemas separados se busca identificar no sólo los posibles ámbitos de causa-efecto para un fenómeno ambiental dado sino también los factores o aristas esenciales que pueden orientar las líneas de acción a seguir en torno a dichos fenómenos.

  1. Las preocupaciones por asegurar una mejor calidad de vida para la población apuntan a convertir el enfoque de la sustentabilidad en el prototipo de desarrollo que deben alcanzar los países, el cual será evaluado a partir de cómo las economías pueden ser capaces de alcanzar el desarrollo ambientalmente sostenible, esto es, una sociedad más incluyente, en la que los beneficios de la prosperidad económica sean ampliamente compartidos, con menos contaminación y menos desperdicio en el uso de los recursos naturales.
  2. En tal sentido, algunos países, basándose en el esquema conceptual y en los indicadores de la Comisión de Desarrollo Sostenible y en la prueba piloto que ésta ha llevado a cabo entre 22 países, han tomado la iniciativa de diseñar y desarrollar sus propias herramientas de análisis y medición, seleccionando un conjunto de indicadores clave para dar seguimiento a las políticas, estrategias y prioridades del desarrollo sustentable.
  3. EL ESQUEMA DE INDICADORES PRESIÓN-ESTADO-RESPUESTA (PER)

Diseñado originalmente por Statistics Canada en 1979, el esquema conceptual Presión-Estado-Respuesta (PER) fue retomado y adaptado por Naciones Unidas para la elaboración de cuatro manuales sobre estadísticas ambientales, concebidas éstas para su integración a los sistemas de contabilidad física y económica: uno de carácter general, otro sobre asentamientos humanos; el tercero sobre medio ambiente natural; y el cuarto manual trata sobre la contabilidad económica y ambiental integradas.

  • Para muchas oficinas de estadística, estos manuales han sido de enorme utilidad para organizar sus sistemas de información ambiental.
  • Paralelamente, ese esquema fue adoptado y modificado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que en 1991 desarrolló el esquema Presión-Estado-Respuesta y en 1993 definió un grupo medular de indicadores ambientales en temas seleccionados para la evaluación del desempeño ambiental.
You might be interested:  Que Significa Tener Los Ojos Amarillos

Actualmente, este modelo forma parte de los informes nacionales del estado del ambiente y de las evaluaciones de desempeño ambiental que dicha organización realiza periódicamente entre los países miembros. Además, otros países están adoptando este modelo en sus sistemas de información ambiental.

  1. El esquema PER es tan sólo una herramienta analítica que trata de categorizar o clasificar la información sobre los recursos naturales y ambientales a la luz de sus interrelaciones con las actividades socio-demográficas y económicas.
  2. Se basa en el conjunto de interrelaciones siguiente: las actividades humanas ejercen presión (P) sobre el ambiente, modificando con ello la cantidad y calidad, es decir, el estado (E) de los recursos naturales; la sociedad responde (R) a tales transformaciones con políticas generales y sectoriales, tanto ambientales como socioeconómicas, las cuales afectan y se retroalimentan de las presiones de las actividades humanas.

Dependiendo del propósito que se le asigne, el modelo PER puede ser ajustado para dar cuenta de mayores detalles o características específicas. Un ejemplo es el utilizado por la Comisión de Desarrollo Sostenible, que presenta los indicadores dentro del esquema Fuerza impulsora-Estado-Respuesta (Driving force-State-Response), adaptado del ampliamente conocido Presión-Estado-Respuesta (PER), donde la categoría presión ha sido reemplazada por la de “fuerza impulsora”, dado que ésta, respecto a aquélla, trasciende las actividades humanas, procesos y patrones de actividad que impactan el desarrollo sustentable y captan más adecuadamente la intervención de los factores sociales, económicos, ambientales e institucionales.

Otro esquema, utilizado principalmente por la Agencia Europea del Ambiente y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, amplía a cinco las categorías de información, tratando de hacer más exhaustivo el estudio de la relación sociedad-medio ambiente: Presión-Estado-Impacto/Efecto-Respuesta.

De esta manera, el esquema se vuelve más complejo, por cuanto requiere parámetros para la medición (en el corto, mediano o largo plazos) de los impactos y efectos ocasionados a las funciones ecológicas, a los ecosistemas y recursos naturales y a la población.

Por ello, la utilización de estas dos categorías se hace con base en modelos que proveen evidencias y/o tendencias plausibles sobre las relaciones entre problemas, causas y soluciones. Si bien se reconoce aquí el valor de las variantes utilizadas, se ha optado por la versión original del modelo, independientemente de que es absolutamente válido incluir información para las categorías sobre impactos y efectos, lo cual en todo caso depende de la información disponible.

Por otra parte, es útil presentar una definición de indicador. De acuerdo con el Global Urban Observatory del Centro de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos, un indicador es una medición que resume información acerca de un tema en particular y puede señalar problemas particulares; provee una respuesta razonable a necesidades y preguntas específicas requeridas por los tomadores de decisiones.

  1. Los indicadores muestran tendencias, proveen información cuantitativa y cualitativa, aunque ellos pueden ser más que piezas de información si están diseñados en respuesta a objetivos de política bien definidos.
  2. Los indicadores orientados a políticas ayudan a priorizar y definir las metas.
  3. Siguiendo la definición de la OCDE, un indicador puede definirse, de manera general, como un parámetro o valor, derivado de parámetros generales, que señala o provee información o describe el estado de un fenómeno dado -del ambiente o de un área específica- con un significado que trasciende el valor específico del parámetro.

Este indicador es un dato altamente agregado, diseñado para un propósito específico y con un significado sintético, conlleva, por tanto, dos funciones básicas: a) reducir el número de mediciones y parámetros que normalmente se requiere para reflejar una situación dada; y, b) simplificar el proceso de comunicación con el usuario.

  • Los indicadores del esquema PER y en general del desarrollo sostenible han sido concebidos de acuerdo con determinados criterios. Se requiere que:
  • a) sean de fácil elaboración y comprensión;
  • b) contribuyan a inculcar y reforzar la conciencia pública sobre los aspectos de la sustentabilidad y promuevan la acción a nivel local, regional o nacional;
  • c) sean relevantes para la medición y evaluación del progreso hacia el desarrollo sustentable;
  • d) sean factibles de elaborarse a nivel nacional u otras escalas geográficas, considerando: la capacidad nacional, la disponibilidad de información básica, el tiempo de elaboración y las prioridades nacionales;
  • e) estén fundamentados conceptualmente para facilitar comparaciones objetivas en los niveles nacional e internacional;
  • f) sean susceptibles de adaptarse a desarrollos metodológicos y conceptuales futuros;
  • g) ayuden a identificar aspectos prioritarios o de emergencia, orientando nuevas investigaciones;
  • h) cubran la mayoría de los aspectos del desarrollo sostenible.
  • ANTECEDENTES DE LOS INDICADORES DE DESARROLLO SOSTENIBLE EN EL ESQUEMA PER EN MÉXICO

Ante la convocatoria en 1995 de la Comisión de Desarrollo Sostenible de la ONU para llevar a cabo la prueba piloto mundial de elaboración de indicadores de desarrollo sostenible, México acogió con entusiasmo esta iniciativa. Tanto el Instituto Nacional de Ecología (INE –órgano dependiente de la entonces Semarnap encargado de ejecutar la política y la gestión ambiental nacional–) como el INEGI comenzaron, por separado, a involucrarse espontáneamente y de manera no oficial en la prueba.

  • Durante el tercer taller de indicadores de desarrollo sustentable (Costa Rica, 1997) se decidió formalmente la incorporación de México al proceso de prueba.
  • Desde entonces hubo un mayor acercamiento entre ambas instituciones, aunque el trabajo continuó haciéndose individualmente.
  • En 1998 se oficializaron los contactos y en 1999 las dos instituciones iniciaron el trabajo conjunto de los indicadores.

Una vez hecho este proceso se decidió unificar el trabajo, así como la distribución de dichos indicadores por temas o categorías según las responsabilidades de cada institución. Así, al INEGI le correspondió elaborar y/o recopilar los de naturaleza económica y social en tanto que el INE se responsabilizó por los ambientales; los indicadores de la categoría institucional se distribuyeron entre ambas instituciones según la disponibilidad de información.

  1. En abril de 1999 el INE y el INEGI realizaron una reunión decisiva para el ejercicio piloto, cuyo objetivo era concretar las vías del trabajo conjunto para elaborar los indicadores.
  2. Los acuerdos más importantes fueron: (a) Coordinar una respuesta conjunta de México a la comunicación de la División de Desarrollo Sostenible (DDS) solicitando comentarios al informe provisional «Testing the CSD Indicators of Sustainable Development – Testing Process, Indicators and Methodology Sheets», así como un balance del trabajo elaborado por México sobre los indicadores de sostenibilidad que actualizara los resultados que hasta finales de 1998 habían sido reportados a la DDS.

(b) Acordar un plan de trabajo sobre las actividades a desarrollar para concluir la tercera fase del proceso de prueba, el cual consistiría en: integrar en una sola versión los avances que separadamente había hecho cada institución; determinar los formatos y procedimientos para clarificar los atributos y posibles deficiencias de los indicadores y así obtener la lista definitiva de los mismos; adoptar el formato de presentación de los indicadores para el informe final (incluyendo definición, metodología, información, etc.); y adoptar la estructura y contenidos del informe de evaluación que sería reportado a la DDS.

  1. (c) Evaluar las posibilidades de difundir en medios impresos y electrónicos los resultados de la prueba y contribuir de esta manera a un mayor conocimiento sobre el tema e impulsar la elaboración de los indicadores entre las diversas instituciones y organismos sociales del país.
  2. CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LOS INDICADORES EN EL ESQUEMA PER EN MÉXICO
  3. Aun cuando los indicadores se trabajaron inicialmente por separado entre el INE y el INEGI, cada institución adoptó en general los siguientes criterios de selección:
  4. (a) Evaluación de la existencia y uso de los indicadores en las distintas instituciones del país vinculadas con la gestión ambiental y el desarrollo sostenible;
  5. (b) Evaluación de la disponibilidad de información básica, es decir, una exploración sobre los datos requeridos para la elaboración de los 134 indicadores, las instituciones responsables y las fuentes de los datos;
  6. (c) Identificación de los objetivos del desarrollo sostenible y de sus áreas prioritarias como también de los objetivos y metas consignados en el Plan Nacional de Desarrollo (1995 – 2000, sic).
  7. De manera implícita, se aceptó, por un lado, que la mayoría de los indicadores propuestos en el manual tenía una relación estrecha con las prioridades y estrategias nacionales sobre desarrollo sostenible y, por otro, dada la creciente demanda de información ambiental, era oportuno iniciar, cuanto antes, el proceso de elaboración de los indicadores de sostenibilidad.

En otras palabras, se optó por trabajar todos los indicadores de la lista propuesta por la Comisión de Desarrollo Sostenible, buscando generar la mayoría de ellos, a pesar de la dificultad en algunos. En aquellos casos de no-disponibilidad de información, y considerando la relevancia y utilidad del indicador, el camino a seguir fue recopilar los datos básicos hasta donde fuese posible para construir un indicador alternativo.

En este proceso, se fue aclarando la factibilidad o no de elaboración para muchos indicadores, desde la evaluación de la calidad y consistencia de la información, la confrontación de ésta con la metodología propuesta del indicador, hasta su afinación o reformulación en términos de programar su posterior desarrollo.

INTEGRACIÓN DE LOS INDICADORES Con los objetivos y criterios arriba expuestos, México logró generar 113 indicadores de sostenibilidad de un total de 134. Esa cantidad se integra de 97 elaborados conforme a su correspondiente hoja metodológica más otros 16 que son de carácter alternativo a la metodología propuesta.

De los restantes 21 no evaluados, 6 indicadores están en proceso de desarrollo y otros 15 cuya información no está disponible en tanto no responden por ahora a las prioridades nacionales de información. Este balance se ilustra en el siguiente resumen: De los 113 indicadores generados, 39 son de presión, 43 de estado y 31 de respuesta,

En los tres casos, los resultados obtenidos pueden considerarse altamente satisfactorios. Por categorías temáticas, la capacidad general de elaboración es mayor en los temas social y económico (85.4 y 82.6%, respectivamente), lo cual se explica porque para muchos de ellos la información básica o el indicador mismo es desarrollado y utilizado desde hace mucho tiempo en el país.

  • Categoría
  • Del
  • Indicador
Tipo de Indicador
Presión Estado Respuesta Total
Propuestos Generados Propuestos Generados Propuestos Generados Propuestos Generados
Social 13 13 21 16 7 6 41 35
Económico 8 8 12 10 3 1 23 19
Ambiental 22 18 18 14 15 12 55 44
Institucional 0 0 3 3 12 12 15 15
TOTAL 43 39 54 43 37 31 134 113

La información estadística de los indicadores generados se presenta acompañada del formato siguiente: breve definición clasificación o ubicación según el esquema presión-estado-respuesta (PER) y propósito del indicador. Asimismo, en los casos que lo ameritan, se incluye un segmento de comentarios específicos sobre: (a) las características de la información y de las fuentes utilizadas para su elaboración; (b) los vacíos o insuficiencias de la definición y, en algunos casos, recomendaciones de cómo cubrir tales vacíos; y (c) enfatizar la relevancia de los vínculos del indicador en turno con otros de índole sociodemográfica, económica, ambiental o institucional.

¿Cuáles son las principales características del desarrollo sustentable?

Se puede llamar desarrollo sostenible, aquél desarrollo que es capaz de satisfacer las necesidades actuales sin comprometer los recursos y posibilidades de las futuras generaciones. Instintivamente una actividad sostenible es aquélla que se puede conservar.

  • Por ejemplo, cortar árboles de un bosque asegurando la repoblación es una actividad sostenible.
  • Por contra, consumir petróleo no es sostenible con los conocimientos actuales, ya que no se conoce ningún sistema para crear petróleo a partir de la biomasa.
  • Hoy estar al corriente que una buena parte de las actividades humanas no son sostenibles a medio y largo plazo tal y como hoy está planteado.

Características de un desarrollo sostenible. Las características que debe reunir un desarrollo para que lo podamos considerar sostenible son: • Promueve la autosuficiencia regional • Reconoce la importancia de la naturaleza para el bienestar humano • Asegura que la actividad económica mejore la calidad de vida de todos, no sólo de unos pocos selectos. En los actuales años, la palabra “desarrollo sostenible” ha tomado una gran notabilidad en el lenguaje político, económico y social a nivel global. En palabras simples, el desarrollo sostenible se refiere a un prototipo de desarrollo que utilice los recursos disponibles en el presente, sin comprometer su existencia en el futuro.

El crecimiento demográfico mundial ha crecido exponencialmente y su ritmo parece no detenerse, especialmente en los países en vías de desarrollo. De igual manera, los estándares de consumo de estas poblaciones se incrementan, demandando cada vez un mayor número de bienes que en última solicitud provienen de los recursos naturales.

A esta presión sobre los recursos naturales, se suma el impacto que producen sobre el medio ambiente los procesos agrícolas e industriales. En muchos casos, las malas prácticas en los procesos generan un deterioro de recursos vitales como el agua, los bosques y la tierra, los cuales se renuevan a un ritmo más lento del que son explotados.

  • Todo ello tiene un impacto en el ser humano y las medidas deben ser tomadas para afrontarlo de la mejor manera posible.
  • Es aquí donde el concepto de desarrollo sostenible debe pasar de la teoría a la práctica.
  • Sin embargo, por ser éste un inconveniente de magnitud global, no puede ser afrontado individualmente por los países, las políticas públicas que se implementen deben hallarse coordinadas multilateralmente, en este sentido, es significativo que se genere un liderazgo internacional de algún país o región.
You might be interested:  Que Significa Peaky Blinders En Español

La importancia del desarrollo sostenible radica en que este consiste en velar por el mejoramiento de la calidad de vida en toda actividad humana, utilizando para esto solamente lo necesario de los recursos naturales.1 comentario / 16 Abr 2013 por Antonio René Velazco González mtelcon / Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. plugin cookies ACEPTAR Aviso de cookies

¿Cómo se aplica el desarrollo sustentable?

A menudo nos encontramos ante la duda de cómo podemos con nuestro comportamiento influir positivamente en el desarrollo sostenible, es preciso entender que los problemas que afectan la sostenibilidad no están restringidos a las grandes empresas, de una forma u otra todos contribuimos con nuestro granito de arena.

  1. Las soluciones a los problemas que afectan el desarrollo sostenible no debe limitarse únicamente a las políticas, estrategias y estándares diseñados y establecidas en las empresas.
  2. Aunque parezcan insignificantes, nuestras acciones individuales pueden contribuir considerablemente y de manera positiva en la sostenibilidad, es preciso nuestro compromiso y concientización para lograr un desarrollo verdaderamente sostenible.

A continuación les presento un conjunto de medidas que debemos contemplar para contribuir con esta importantísima causa. Reducir (no malgastar recursos)

Controlar el consumo de agua en la higiene, riego y piscinas. Incorporar dispositivos de ahorro del agua en grifos y cisternas. Ducha rápida; cerrar grifos mientras nos cepillamos los dientes, afeitamos o enjabonamos. Proceder al riego por goteo, regar a primeras y últimas horas del día. Reducir el consumo de energía en iluminació, usar bombillas de bajo consumo: fluorescentes compactas y LED (Light Emitting Diode). Apagar las luces innecesarias (vencer inercias) y aprovechar al máximo la luz natural. Utilizar sensores de movimiento para que se encienda la luz sólo cuando es necesario Reducir el consumo de energía en calefacción, refrigeración y cocinado. Aislar (aplicar las normas adecuadas de aislamiento de las viviendas) No programar temperaturas muy altas (abrigarse más) o excesivamente bajas (ventilar mejor, utilizar toldos, persianas); utilizar temporizador y situar los termostatos en lugares adecuados. Apagar los radiadores o acondicionadores innecesarios (vencer inercias) Cocinar de manera eficiente: aprovechar el calor residual, no calentar más agua que la necesaria y no precalentar en horno si no es necesario. Reducir el consumo de energía en transporte, usar transporte público, la bicicleta y/o desplazarse a pie. Organizar desplazamientos de varias personas en un mismo vehículo. Reducir la velocidad, conducir de manera eficiente. Evitar los ascensores siempre que sea posible. Cargar adecuadamente lavadoras, lavaplatos, etc. Apagar completamente la TV, el ordenador y otros electrodomésticos. Cuando no se utilizan; desconectar los cargadores de móviles y de otros aparatos electrónicos. Disminuir el consumo de pilas o utilizar las que sean recargables. Descongelar regularmente el frigorífico, comprobar que las puertas cierran bien, revisar calderas y calentadores. Reducir el consumo energético en alimentación, mejorándola al mismo tiempo. Consumir productos de temporada y de agricultura ecológica. Reducir el uso de papel, evitar imprimir documentos que pueden leerse en la pantalla. Escribir, fotocopiar e imprimir a doble cara y aprovechando el espacio (sin dejar márgenes excesivos) Evitar el correo comercial; borrarse de las bases de datos de las empresas de publicidad. Felicitar, comunicar y convocar reuniones electrónicamente. Utilizar papel reciclado. Reducir (¡mejor evitar!) el uso de plásticos, latas, objetos con pilas, materiales con sustancias tóxicas, etc. Disminuir el consumo de plásticos, y en particular de PVC, en juguetes, calzado, pequeños electrodomésticos, productos de limpieza y demás (si es inevitable), elegir reciclables (PET, HDPE, etc.), reutilizándolos al máximo. Evitar aparatos y juguetes eléctricos con pilas. Reducir el consumo de productos que contengan sustancias tóxicas, como insecticidas, disolventes, desinfectantes, quita manchas, abrillantadores, productos de limpieza agresivos (“limpiar sin cloro”), no comprar ropa que deba limpiarse en tintorerías o utilizar tintorerías ecológicas, etc. Rechazar el consumismo: practicar e impulsar un consumo responsable. Analizar críticamente los anuncios (ver www.consumehastamorir.com). No dejarse arrastrar por campañas comerciales: San Valentín, Reyes, entre otras. Programar las compras (ir a comprar con lista de necesidades)

Reutilizar todo lo que se pueda

Reutilizar el papel Imprimir, por ejemplo, sobre papel ya utilizado por una cara Reutilizar el agua: utilizar el agua del lavado de frutas y verduras y el de la cocción de huevos (enriquecida con calcio) para regar planta. En particular evitar bolsas y envoltorios de plástico, papel de aluminio y vasos de papel. Sustituirlos por reutilizables, reparándolos cuando sea necesario, mientras se pueda utilizar productos reciclados (papel, tóner) y reciclables. Rehabilitar las viviendas, hacerlas más sostenibles (mejor aislamiento, etc.) evitando nuevas construcciones)

Reciclar

Separar los residuos para su recogida selectiva (“compactándolos” para que ocupen menos) Llevar a “Puntos Limpios” lo que no puede ir a los depósitos ordinarios. Reciclar pilas, móviles, bombillas que contengan mercurio, ordenadores, aceite, productos tóxicos.

Utilizar tecnologías respetuosas con el medio y las personas

No comprar productos sin cerciorarse de su inocuidad: vigilar la composición de los alimentos, productos de limpieza, ropa y evitar los que no ofrezcan garantías Evitar esprays y aerosoles (utilizar pulverizadores manuales) Aplicar las normas de seguridad en el trabajo y en el hogar. Optar por las energías renovables en el hogar, automoción, etc. Utilizar aparatos que funcionen con energía solar: radios, cargadores de móviles, ordenadores Portátiles. Utilizar electrodomésticos eficientes, de bajo consumo y poca contaminación (A++)

Contribuir a la educación y acción ciudadana

Realizar tareas de divulgación e impulso: aprovechar prensa, Internet, video, ferias ecológicas y materiales escolares. Ayudar a tomar conciencia de los problemas insostenibles y estrechamente vinculados: consumismo, explosión demográfica, crecimiento económico depredador, degradación ambiental y desequilibrios. Informar de las acciones que podemos realizar e impulsar a su puesta en práctica, promoviendo campañas de uso de bombillas de bajo consumo, reforestación y asociacionismo. Ayudar a concebir las medidas para la sostenibilidad como una mejora que garantiza el futuro de todos y no como una limitación. Impulsar el reconocimiento social de las medidas positivas para un futuro sostenible. Estudiar y aplicar lo que se puede hacer por la sostenibilidad como profesional Investigar, innovar y enseñar. Contribuir a ambientalizar el lugar de trabajo, el barrio y ciudad donde habitamos.

Participar en acciones sociopolíticas para la sostenibilidad

Respetar y hacer respetar la legislación de protección del medio de defensa de la biodiversidad Evitar contribuir a la contaminación acústica, luminosa o visual. Manifestar a los comercios nuestra disconformidad con el uso de envoltorio excesivo, derroche de bolsas de plástico, no separado de basuras, etc. No fumar donde se perjudique a terceros y no arrojar nunca colillas al suelo No dejar residuos en el bosque, en la playa. Evitar residir en urbanizaciones que contribuyan a la destrucción de ecosistemas y/o a un mayor consumo energético. Tener cuidado con no dañar la flora y la fauna. Cumplir las normas de tráfico para la protección de las personas y del medio ambiente Denunciar las políticas de crecimiento continuado, incompatibles con la sostenibilidad Denunciar los delitos ecológicos: talas ilegales, incendios forestales, vertidos sin depurar, urbanismo depredador. Respetar y hacer respetar los Derechos Humanos, denunciar cualquier discriminación, étnica, social y de género. Colaborar activamente y/o económicamente con asociaciones que defienden la sostenibilidad. Apoyar programas de ayuda al Tercer Mundo, defensa del medio ambiente, ayuda a poblaciones en dificultad y promoción de Derechos Humanos. Reclamar la aplicación de impuestos solidario Promover el Comercio Justo. Rechazar productos fruto de prácticas depredadoras (maderas tropicales, pieles animales, pesca esquilmadora, turismo insostenible) o que se obtengan con mano de obra sin derechos laborables, trabajo infantil y apoyar las empresas con garantía. Reivindicar políticas informativas claras sobre todos los problemas. Defender el derecho a la investigación sin censuras ideológicas. Exigir la aplicación del principio de precaución Oponerse al unilateralismo, las guerras y las políticas depredadoras Exigir el respeto de la legalidad internacional Promover la democratización de las instituciones mundiales (FMI, OMC, BM) Respetar y defender la diversidad cultural Respetar y defender la diversidad de lenguas. Respetar y defender los saberes, costumbre y tradiciones (siempre que no conculquen derechos humanos). Dar el voto a los partidos con políticas más favorables a la sostenibilidad. Trabajar para que gobiernos y partidos políticos asuman la defensa de la sostenibilidad Reivindicar legislaciones locales, estatales i universales de protección del medio “Ciberactuar”: Apoyar desde el ordenador campañas solidarias y por la sostenibilidad.

Evaluar y compensar

Realizar auditorías del comportamiento personal Hacer un adecuado seguimiento de nuestras contribuciones a la sostenibilidad en la vivienda, transporte, acción profesional y ciudadana. Compensar las repercusiones negativas de nuestros actos cuando no podemos evitarlos (emisiones de CO2, uso de productos contaminantes) mediante acciones positivas (Ver www.ceroco2.org )

Conviene seleccionar inicialmente aquéllas medidas que se vean más realizables y consensuar planes y formas de seguimiento que se conviertan en impulso efectivo, favorezcan resultados positivos y estimulen una implicación creciente. NOTA: Estas medidas fueron tomadas del documento de trabajo realizado como una contribución a la Década de la Educación por un futuro sostenible (2005-2014) instituida por Naciones Unidas para hacer frente a la actual situación de emergencia planetaria (www.oei.es/decada).14 comentarios / 30 Abr 2012 por Cristina Perez Sin categoría / Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. plugin cookies ACEPTAR Aviso de cookies

¿Cómo se lleva a cabo el desarrollo sustentable?

El desarrollo sostenible se basa en tres resultados: crecimiento económico, cuidado del medio ambiente y desarrollo social, que equivale a decir prosperidad, planeta y personas. Sin una atención cuidadosa a estos tres componentes, no podemos crear un mundo sostenible.

En los 25 años transcurridos desde que el desarrollo sostenible fue acuñado como término (i), ha habido avances, pero ahora el camino debe ser de crecimiento ecológico más incluyente. El progreso a menudo ha redundado en detrimento de nuestra riqueza natural. Hemos destruido y agotado nuestros recursos naturales hasta el punto de correr el riesgo de socavar los valiosos logros.

Al mismo tiempo, mientras que a nivel mundial el planeta está más nivelado y equitativo, en los países la brecha entre ricos y pobres ha crecido de manera insostenible. Piense en esto: 1.300 millones de personas todavía no tienen acceso a la electricidad (i), 1.000 millones pasan hambre todos los días, unos 900 millones todavía no tienen acceso a agua potable (i) segura, y más de 2.500 millones carecen de acceso a saneamiento (i).

Satisfacer estas necesidades durante un periodo de urbanización sin precedentes y con un futuro cada vez más complejo debido al cambio climático, exige un crecimiento que proteja los recursos naturales de los que dependen especialmente los pobres. No podemos equilibrar nuestras economías o la salud del planeta a expensas de los pobres.

La respuesta es un crecimiento donde se usen los recursos de manera eficiente, así se evita quedar atrapado en un daño ambiental irreversible, y el cual es orientado por políticas públicas para garantizar la inclusión. Adoptar este tipo de crecimiento verde incluyente no significa que no haya crecimiento ni que sea más lento, y ciertamente no es un retroceso.

Significa un cambio radical en la manera de gestionar la economía. Por ejemplo, cuando los países valoran su riqueza natural y los ecosistemas, además del producto interno bruto (PIB), pueden ver el verdadero valor del capital natural (i) que hemos dado por sentado durante mucho tiempo. Para tomar decisiones diferentes en materia de inversión, necesitamos distintos datos y pruebas.

El crecimiento verde, como todas las políticas de buen crecimiento, requiere corregir los precios. Demanda, además, abordar las fallas de las políticas y del mercado, crear derechos de propiedad comercializables y eliminar los subsidios inadecuados. Esto significa que es necesario aumentar la eficiencia y reconocer la ineficiencia de los modelos actuales de crecimiento que estamos experimentando.

¿Qué significa sustentable y sostenible?

Lo sustentable se aplica a la argumentación para explicar razones o defender, en tanto que lo sostenible es lo que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos. Según las raíces de las palabras, sustentable y sostenible no significan lo mismo, sin embargo, durante mucho tiempo hemos empleado ambas como sinónimos.

  • Lo sustentable se aplica a la argumentación para explicar razones o defender, en tanto que lo sostenible es lo que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos.
  • Esta última característica es propia del desarrollo sostenible, concepto que se aplica desde 1987 cuando el Informe Brundtland, conocido como “Nuestro Futuro Común”, planteó “satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades y aspiraciones.” Entendido de esta manera, el desarrollo sostenible reúne tres aristas interdependientes: economía, medio ambiente y sociedad, relación que se traduce en desarrollo económico y social respetuoso con el medio ambiente, es decir, desarrollo soportable en lo ecológico, viable en lo económico, y equitativo en lo social.

El ideal que persigue esta trilogía es un crecimiento a largo plazo sin dañar el medio ambiente y los ecosistemas y sin consumir sus recursos de forma indiscriminada, es decir, lograr un desarrollo equilibrado haciendo un uso eficiente de los recursos naturales, renovables y no renovables. Consulta nuestra revista digital